Historia
A&F nació como resultado de las ganas de cambiar el modo de ejercer la profesión. Los socios fundadores soñábamos y estábamos convencidos de que había una mejor manera de hacerlo.

Por ejemplo, confiábamos en que podríamos estar más presentes en el trato cotidiano con los clientes para que nuestro asesoramiento fuera integral y, a la vez, generar una sinergia con todos los integrantes del Estudio que produjera un trabajo de excelencia. Que el personal del Estudio tenía que tener un horario de trabajo que permitiera sostener ese delicado balance entre la vida personal y laboral. Que cuidar el interés de nuestros clientes era nuestro objetivo primordial, eligiendo qué tipo de asuntos tomar, qué tipo de compañías representar y a quién defender.

Hoy, habiendo pasado años de aquel comienzo, nos sentimos muy contentos con lo logrado: hay un sentimiento de confianza, alegría, optimismo, entusiasmo, en todos los integrantes de A&F.